ROTUNDO ÉXITO EN DÍA DE LOS NIÑOS

Tal cual se estimaba en base a la expectativa y el movimiento previo, la Fiesta de los Niños en Paso de los Toros fue un verdadero éxito.

Ni el frío, ni la espera, ni las interminables colas, conspiraron contra una verdadera fiesta en la que los rostros de felicidad de los más chicos fueron un testimonio elocuente de la alegría que les significó una tarde a pura diversión.

La conducción del evento realizada de forma impecable por Fefo Ruiz no tuvo pausas, y los entretenimientos y regalos se sucedieron durante toda la tarde.

La inmensidad y colorido de los juegos inflables en los que todos los chicos participaron,  sorprendiéndose por la altura del tiburón o la rampa mágica, por la adrenalina de escalar en la montaña, por el temor a lo inesperado en la Casa del Terror, o la diversión en los más tradicionales como las canchas o el caballo mecánico, fueron motivo de sonrisas en los niños, que fijaron el lugar como punto de encuentro ineludible con sus amiguitos. Allí jugaron, se divirtieron, y compartieron refrescos, helados y golosinas.

También fue manifiesto el deleite de los padres y abuelos que los acompañaron, y que además tuvieron momentos para la diversión o para participar de una gran cantidad de premios…, la gran mayoría no se fue con las manos vacías.

Desde tempranas horas de la mañana en que comenzaron a instalarse los inflables, la curiosidad comenzó a ganar a los niños, que hicieron su pasaje por el lugar a modo de ir anticipando lo que encontrarían por la tarde.

Desde las 13 y hasta las 19 horas la gente de la ciudad se concentró en el lugar, transformando la calle y la explanada de plaza Artigas en un volcán humano.

Por supuesto, todo sin olvidar que la fiesta tuvo su principal argumento en rescatar valores como la solidaridad, con el acopio de casi 4.000 kilos de alimentos donados por los niños de la ciudad, a los cuales ésta semana el Municipio les definirá un destino.