LLEGÓ EL DÍA!!!

La ansiedad y expectativa de los días previos, alimentadas por el anuncio de una programación por demás atrayente para todo público, le dan paso desde hoy a la realidad de cuatro jornadas de fiesta para nuestro pueblo.

Tras un año de descanso, el escenario mayor ya luce sus mejores galas a la espera de una movida que será del disfrute de un público de todas las edades, mientras percibe como los primeros pies de micrófonos y el peso de los parlantes ya se posan encima de él, así como las escaleras que ubican los focos de luz que le darán vida a su fondo color celeste desde ésta noche.

A su alrededor, las gradas y las sillas de los pueblerinos que ya fueron ubicadas “para ganar lugar” son mudos testigos de corridas, gritos, herramientas y rollos de alambre que van y vienen, buscando no dejar nada librado al azar.

Más abajo, buscando la vista al río, se aprecia la combinación de maderas con la plastillera y la chapa de los stands, algunos de los cuales aún por la mañana están siendo techados, “porque la lluvia nos retrasó” como se escucha decir a los funcionarios, mientras hacen correr su antebrazo por la frente para secar su transpiración.

Pero… si hasta el tiempo se asoció a la fiesta!!!  

Y a partir de hoy, desde temprano y hasta altas horas de la madrugada los isabelinos que están acá, los que no están pero siempre vuelven para la fiesta del pueblo, y los visitantes, combinarán sus gustos entre los espectáculos artísticos, el paseo por la muestra artesanal y comercial, degustarán los productos de la muy variada plaza de comidas, y hasta del parque de diversiones acompañando a los más chicos de la familia.

Y así, otra vez como desde hace 26 años, “El Paso” volverá a transformarse en un “Pueblo fantasma”, porque toda su gente se irá a la Expo.

Es así. El aroma a Expo Feria ya se va instalando, por más que el toque final se lo van a dar el canto de los artistas y la mezcla de olores a torta frita, asado y humo…

Llegó la Expo Feria señores… es de ustedes, a disfrutarla…